Horario: Lunes a Viernes 9:00 - 13:00 | 16:30 - 20:00 Sábados 9:00 -13:00 (Excepto festivos) NO SE CIERRA POR VACACIONES

ALIMENTACIÓN INFANTIL DURANTE EL PRIMER AÑO

ALIMENTACIÓN DURANTE LOS PRIMEROS 6 MESES DE VIDA

La leche materna es el mejor alimento y el único que el bebe necesita durante este periodo. En caso de tomar lactancia artificial, esta será de tipo 1, preparando un cacito raso por cada 30 ml de agua (primero echar el agua y después el polvo). Si en su localidad hay un buen control sanitario, puede utilizarse agua del grifo. Otra posibilidad es usar agua envasada con bajo contenido en sales (menos de 25 mg/L de sodio). Se debe de mantener una adecuada higiene (lavado de manos) pero no es necesario hervir sistemáticamente las tetinas y biberones. El agua se puede administrar a temperatura ambiente, o calentarla al baño maría. Si se calienta en el microondas, el calentamiento es irregular, por lo que se debe agitar muy bien después y asegurarse de que no esté muy caliente (compruebe la temperatura derramando unas gotas del biberón en el dorso de la mano o en la parte anterior de la muñeca. Si apenas se nota, es que está a la temperatura adecuada). Si no se toma todo el biberón se deba desechar, no lo guarde para tomas posteriores.

ALIMENTACIÓN A PARTIR DE LOS 6 MESES

LECHE Y DERIVADOS: Se recomienda seguir la lactancia materna todo el tiempo que sea posible (se puede ofrecer incluso antes de la toma de frutas y verduras). Si toma lactancia artificial, pasar a la de tipo 2 (hasta 12-18 meses). No dar leche de vaca hasta el año de edad. Puede tomar yogures a partir de los 9 meses.

A partie de los 6 meses (en ocasiones a partir de los 4-5 meses) se introducen verduras, cereales, frutas... con cuchara. No importa el orden de introducción, pero es recomendable que pasen 1-2 semanas entre la introducción de grupos de alimentos (cereales, frutas, verduras, carne, pescado, huevo, legumbres...). Mantened la calma, necesita tiempo para acostumbrarse a los nuevos sabores. Al principio tomará 2-3 cucharadas, es normal. Además, a partir de los 6 meses, es importante aumentar la consistencia de los alimentos y ofrecer alimentos sólidos de manera progresiva. También se puede ofrecer agua, aunque normalmente no es necesario salvo en épocas de mucho calor.

CEREALES: Una de las formas de introducirlos es a través de cereales con gluten (salvo que se lo recomiende expresamente su pediatra, hoy en día no es necesario comenzar tomando cereales sin gluten). En un inicio debe de tomar pequeñas cantidades (1 cacito en uno de los biberones/papillas del día) y progresivamente, cada 2-3 días, ir aumentando el numero de cacitos (hasta 2-4 cacitos por toma). Otra forma de ofrecer gluten es mordiaqueando pan, sobre todo para los niños/as que mantienen lactancia materna y no toman biberones.

FRUTAS: Se suelen dar como merienda, pero pueden darse a cualquier hora del día. Se suele empezar con manzana, pera, plátano y naranja, pero se puede utilizar cualquier tipo de fruta (es importante diversificarlas para que se acostumbre a los distintos sabores). Se preparan pasando por la batidora varios trozos de diversas fruras lavadas y peladas (si las rechaza de forma reiterada se puede probar a calentarlas). Progresivamente es mejor aplastarlas o pasarlas por el pasapurés para que tengan una textura más gruesa y se comience a estimular la masticación.

VERDURAS, CARNES Y PESCADOS, HUEVOS: Las verduras se suelen introducir en la toma del mediodía, habitualmente patata, puerro, calabaza, calabacin, tomate, zanahoria y vainas. Hervir sin sal, pasarlas por la batidora y añadir un chorrito de aceite de oliva antes de servir.

1 o 2 semanas después podemos ir añadiendo al puré carne (20-30 gr inicialmente es suficiente: pollo, ternera, cordero, pavo, asegurarse de que la carne está bien hecha, sobre todo el pollo) o pescado sin espinas (fresco o congelado, blanco o azul, no atún). Posteriormente se puede añadir alguna legumbre (garbanzos, lentejas, alubias...) así como el huevo (al principio en forma de huevo cocido en pequeñas cantidades) 1 ó 2 veces por semana en sustitución de carne o pescado.

No hay fechas extrictas de introducción, pero si tolera bien un alimento, se puede introducir uno nuevo al cabo de 1 ó 2 semanas. Aumentar la consistencia y variedad de los alimentos de forma gradual.

Evitar el consumo excesivo y repetido de acelgas, espinacas, remolacha, berzas o lechuga hasta que cumpla un año, debido a que contienen muchos nitratos que pueden producir transtornos a esa edad. Durante los primeros años de vida los purés de verdura deben consumirse en el momento o congelarlos, pero no se deben guardar en la nevera más de 24 horas.

Durante los primeros 12 meses de vida se debe evitar el consumo de miel y bebidas azucaradas. Tampoco debe añadirse sal ni azucar a los alimentos.

     CONSEJOS DE OSAKIDETZA Y LA ASOCIACIÓN VASCA DE PEDIATRÍA.