Horario: Lunes a Viernes 9:00 - 13:00 | 16:30 - 20:00 Sábados 9:00 -13:00 (Excepto festivos) NO SE CIERRA POR VACACIONES

TALONES AGRIETADOS Y CON DUREZAS. AUTOCUIDADO

GRIETAS DEL TALÓN

Se producen por una excesiva sequedad en una zona sometida a mucha tensión e impacto.

El primer paso para evitarlas es la HIDRATACIÓN . Y ahí radica el primer fallo que se suele cometer: Usar cremas hidratantes corporales que no son específicas para los pies.

La piel de la planta del pie es cuatro veces más gruesa que la de la pierna, por lo que se necesitan productos específicos para hidratarla correctamente. Las del cuerpo no son efectivas para esta zona porque no penetran bien.

Se recomiendan cremas con entre el 20 y 40 % de UREA. Otro activo eficaz es el ÁCIDO GLICÓLICO. Ambos actuan como queratolíticos y evitan la aparición de queratosis.

Ahora bien, si el talón ya sufre grietas y se ha producido una herida, ya no hay que emplear tratamientos cosméticos porque pueden empeorar la lesión.

Se recomienda, como preventivo, usar calcetines 100%  de algodón y zapatos de buena calidad que dejen transpirar el pie.

También es importante usar de forma adecuada las LIJAS; pues pueden producir un EFECTO REBOTE POR EXCESO DE ABRASIÓN , de tal manera que la piel reacciona ante esta agresión endureciéndose. Tampoco han de usarse las lijas cuando hay grietas. Su misión es aplicarlas de forma suave después de la ducha para eliminar la piel muerta.

Una HIPERQUERATOSIS PLANTAR (dureza o callos), puede estar ocultando una patologia de base como una mala pisada o un transtorno dermatológico.